El embrujo de Soportújar

En nuestro programa radiofónico ‘es Andalucía’ hemos visitado el municipio granadino de Soportújar, en la Alpujarra. En compañía de su alcalde,  hemos dado un paseo por este encatador pueblo. Puedes oír la entrevista PINCHANDO AQUÍ, oyendo nuestro programa.

En la misma vertical de Carataunas, pero a 200 metros más cerca del cielo, Soportújar muestra uno de los conjuntos arquitectónicos más característicos de la Alpujarra. Gracias a sus numerosos ‘tinaos’, una especie de pasadizos que, debido a la inclinación del terreno, forman las calles al pasar bajo las casas.

Otra nota destacable desde el punto de vista turístico es que Soportújar alberga el primer centro budista de España, fundado por el Lama Yeshé en el Cerro de Atalaya y consagrado por el propio Dalai Lama. Aquí cualquier persona, sin necesidad de profesar la fe budista pero sí respetándola, puede pasar una época de retiro y aislamiento en contacto con la naturaleza. El centro se llama O Sel Ling, que significa “lugar de luz clara”.

También es recomendable la visita a la Casa Forestal situada en pleno parque de Soportújar, unos kilómetros más arriba del pueblo, adonde se llega por la pista que sale del Padre Eterno atravesando un frondoso arbolado.

Historia

Ubicada en pleno Parque Natural de Sierra Nevada y en el corazón de la Alpujarra, los orígenes de esta localidad como núcleo urbano se remontan al siglo XIII, cuando Soportújar era una alquería que pertenecía a la Taha de Órgiva.

Como toda la comarca tuvo especial protagonismo en la sublevación de Abén Humeya en el siglo XVI y pagó las consecuencias con la expulsión de los rebeldes moriscos y su consiguiente despoblamiento. Felipe II entregó el lugar a 27 familias procedentes de otras regiones y desde entonces ha conservado el carácter típico de la zona y se ha mantenido con un censo de población muy bajo.

Al entramado urbano del pueblo debe su nombre, ya que Soportújar significa “lugar de soportales”, en referencia a la abundancia de los típicos pasadizos callejeros conocidos como tinaos.

En Soportújar se cultivan deliciosas manzanas rojas y sabrosísimas castañas, y también se elabora un buen aceite de oliva. Las migas, las patatas a lo pobre, el puchero de hinojos, la cazuela gitana, los embutidos y los jamones merecen ser destacados. Por último, cuenta con una gran variedad de recetas para hacer roscos, el dulce más típico del municipio.

Qué ver

Cabe destacar la tradición antropológica de Brujos y Brujas de Soportújar, donde podemos encontrar la Cueva del Ojo de la Bruja o La Era de los Aquelarres. Te invitamos a pasear por nuestras calles de arquitectura típicamente alpujarreña de fachadas blancas, con  espectacular Mirador del Embrujo de nuestra plaza, o el área recreativa del Barranco Caliente y el área 3 de abril.

Abierto todo el año, el recorrido de Proyecto Embrujo pasa por el caso urbano, desde la entrada en el empalme de Soportújar, el Puente Encantado (construido en 2014), la Cueva del tío Añunas (renombrada Cueva del Ojo de la Bruja), el Centro de Interpretación de la Brujería, la Fuente de las Brujas en el mirador del Embrujo, y la Era de las Cruces, ahora renombrada Era de los Aquelarres. El equipo de gobierno ha renombrado varios lugares tradicionales del pueblo para dar sentido al proyecto.

La Sierra de Soportújar, que forma parte del parque nacional y natural de Sierra Nevada, la atraviesan senderos como el GR7, donde podemos encontrar el Dique 24; también la ruta Transnevada de Mountain Bike, y el sendero Sulayr, donde se puede encontrar la alberca del Almiar.

Otra nota destacable desde el punto de vista turístico es que Soportújar alberga el primer centro budista de España, fundado por el Lama Yeshé en el Cerro de Atalaya y consagrado por el propio Dalai Lama. Aquí cualquier persona, sin necesidad de profesar la fe budista pero sí respetándola, puede pasar una época de retiro y aislamiento en contacto con la naturaleza. El centro se llama O Sel Ling, que significa “lugar de luz clara”.

 

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *