Datos negativos para el verano 2020

España cerró este año su peor verano turístico, al menos de este siglo. Según los datos difundidos por el INE, en los meses estivales llegaron 31,5 millones menos de turistas internacionales por la crisis sanitaria con respecto a 2019. En total, tan solo 6,2 millones de turistas, cuando esa cifra lleva superando la treintena de millones desde 2014. Este desplome de visitantes durante los meses de junio, julio, agosto y septiembre también ha influido en el gasto turístico. Esta estadística se ha derrumbado un 86% con respecto al año pasado, llegando a los 6.007 millones de euros. En los años anteriores el gasto en verano se disparaba hasta más allá de los 40.000 millones de euros.

Después de los meses de confinamiento total, las empresas turísticas encaraban el verano con cierta de esperanza de recuperar gran parte de lo perdido. Para ello, pusieron en marcha una serie de protocolos higiénicos sanitarios  que garantizaran la seguridad de los clientes. Y el propio Pedro Sánchez instaba a los españoles a «salir y disfrutar» de las calles. Antes de acabar junio, nuestro país culminó el proceso de desescalada y puso fin al estado de alarma. La actividad turística aún estaba en coma, ya que por ejemplo muchos hoteles no podían abrir al estar durante gran parte del mes la movilidad restringida o porque habían cedidos sus instalaciones para medicalizarlos y acoger a enfermos del coronavirus.

Fue julio el mejor mes del verano para el sector aunque en total llegaran 2,4 millones de turistas, un 75% menos que un año antes. Sin embargo, a final de mes la situación epidemiológica empezó a empeorar en España y principales países emisores de turistas, como Alemania y Reino Unido, anunciaron que todo aquel que llegara de España tenía que cumplir con una cuarentena. Esta circunstancia frenó la venida de turistas en agosto, mes del año en el que más llegan, hasta el punto de igualar los datos de julio tanto en visitas como en gasto.

Esas restricciones estuvieron vigentes en septiembre, donde llegaron 1,1 millones de turistas internacionales a nuestro país, un 87% menos que en el mismo mes de 2019. En lo que va de año, la venida de turistas cae casi un 75%. Con respecto al gasto, este cayó en el noveno mes del año un 90%, hasta los 967 millones de euros, mientras que en el acumulado del año la caída es de más de un 75%.

Además, debido a los vetos de terceros países, Francia desbanca a Reino Unido como el principal país emisor, y acumula ya cuatro meses consecutivos siendo el que más turistas envía a España. Pese a ello, el país galo acumula una caída del 64,2% en lo que llevamos de 2020. Un porcentaje que podría incrementar en este final de año debido al confinamiento decretado por Macron.

 

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *